Entrada destacada

Supervivencia ante tormentas y vientos fuertes, medidas de prevención

Al aire libre, pero en zona urbana, las recomendaciones suelen ser algo diferentes, pero no lejanas al sentido común. Como ejemplo, aquí t...

lunes, 14 de octubre de 2013

El bronceado de la vieja escuela, por Totlencapelien Tercero

En algún lugar del mundo y (con más razón) del universo, como siempre, se acerca el verano. Y como siempre, algún ser humano está ansioso por dejarse irradiar por la estrella que calienta su planeta. Curiosamente, esta costumbre humana originada en la Tierra no siempre fue tal y, paradójicamente, en los tiempos actuales, pese a que el Homo sapiens sabe a ciencia cierta que quemarse no es bueno, insiste en la conducta irracional de buscar lo que llama "bronceado".


Los monos evolucionados de la zona oriental del tercer planeta del sistema solar, en la antiguedad y por cuestiones culturales preferían no broncearse, ya que estar bronceado indicaba trabajar al aire libre, y esto era símbolo de tener pocas posesiones materiales, algo muy apreciado por los Homo sapiens de la era moderna. Así, en Asia lo normal era querer estar blanco. Inexplicables taras culturales hacen que algunos representantes de otros pueblos, como el mexicano, buscaran también permanecer blancos porque el "moreno" les parece algo poco "distinguido"...no logramos entender, como extranjeros planetarios, la razón de tal misantropía racial encubierta, pero el hecho es que existe.

Pero el auge actual de las actividades al aire libre hizo que incluso los asiáticos y mexicanos en general cambiaran de idea, y consideraran, de acuerdo a lo que predica el mayor dios de la Tierra conocido como "televisión", que estar bronceado era deseable y símbolo de un mayor estatus. ¿Por que quién podría, sino una persona rica, darse el lujo de tener tiempo para el ocio al aire libre? ¿Quién, sino alguien adinerado, podría darse el lujo de rostizarse fuera de la sala de torturas y habitáculo laboral conocido como "oficina"? Entendemos que lo deseable en esta era para los terrestres antropoformes es tener suficiente dinero como para permitirse el hecho de cocinarse a fuego lento, y así disponer de su vida sacrificándose al Dios Sol, segunda deidad por después del gran Televisión (incluso para los mexicanos).

Por todo esto, queridos mortales terrestres, queremos recordar que el portal Andinia.com alberga suculenta información sobre las razones por las que no es bueno tomar sol en exceso, cómo protegerse de él durante actividades al aire libre, e incluso cómo actuar en caso de quemaduras. Hallarán dichos datos siguiendo este hiperenlace internético (sí, me refiero a esa forma de conexión de la primitiva red de la Tierra).

Desde nuestra galaxia, mucho más tibia por cierto, les recomendamos visiten estos enlaces, y así den un paso más en post de la evolución de la raza humana.

Con afecto,

Su amigo Totlencapelien Tercero del cuarto espiral intergaláctico de la Nova Sirus Raticulín.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar en el blog de Andinia!