Entrada destacada

Supervivencia ante tormentas y vientos fuertes, medidas de prevención

Al aire libre, pero en zona urbana, las recomendaciones suelen ser algo diferentes, pero no lejanas al sentido común. Como ejemplo, aquí t...

miércoles, 2 de abril de 2014

Condena por homicidio en accidente de montaña

Cuando se "apuesta fuerte" por un accidente, se puede "ganar"...me refiero a que el sumar imprudencias hace de un accidente es casi un "no accidente", porque un accidente anunciado prácticamente predecible para alguien con unos mínimos conocimientos de las imprudencias que se están cometiendo, y si es predecible con seguridad ya no es, por definición, un accidente, y si termina en muerte se transforma en un homicidio culposo...pero claro, los que están cometiendo las imprudencias no les prestan atención, las subestiman, y no conocen lo que casi con seguridad les depara el destino, como en el caso del accidente de montaña que describimos aquí.


Este fue el caso, por ejemplo, del accidente de montaña que, hace 6 años, en 2008, produjo la muerte de un estudiante en Bariloche que estaba de viaje de egresados o de fin de curso. El "guía" (lo pongo entre comillas, porque en realidad no lo era) o, mejor dicho, el responsable y culpable legalmente (según acaba de determinar la justicia) del accidente, fue uno de sus profesores, que llevó al grupo a hacer una caminata difícil y ardua hacia el refugio Italia o Manfredo Segre de Laguna Negra en una época donde las nieves cubrían este sendero no habilitado.

Por si fuera poco, el responsable del grupo no informó (como es obligatorio) a las autoridades de Parques Nacionales correspondientes (el sendero discurre dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi) y al parecer desoyó las advertencias del dueño de un hotel sobre lo peligroso de la caminata y que el refugio estaba cerrado.

Recordemos que el que lideraba el grupo no era un guía debidamente formado, sino un profesor de secundaria ¿Más negligencias?: ninguno de los estudiantes iba debidamente equipado con abrigo y calzado adecuado para una jornada de trekking en montaña.

Las consecuencias, como digo, se veían venir: Martin Andrés Filipic patinó y cayó alrededor de 60 metros, quedando inconsciente. No pudo ser rescatado más de 12 horas después. Al día siguiente fallece debido al grave traumatismo craneoencefáilco que sufrió.

Ayer, el máximo tribunal de justicia de Río Negro se expidió acerca del caso. Los jueces destacaron la “falta de conciencia” y la poca muestra de arrepentimiento del acusado, el docente Jorge Alberto Álvarez que ofició como guía.

Sirva este caso real que relatamos para insistir en cumplir las Normas de seguridad básicas para salidas al aire libre, y evitar que se repitan hechos como este, totalmente evitables si se hacen las cosas bien.


Esta noticia en otros medios:

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar en el blog de Andinia!