Entrada destacada

Supervivencia ante tormentas y vientos fuertes, medidas de prevención

Al aire libre, pero en zona urbana, las recomendaciones suelen ser algo diferentes, pero no lejanas al sentido común. Como ejemplo, aquí t...

miércoles, 15 de octubre de 2014

De ébola y zombis (NO es broma)

Alguno puede creer que este artículo es un análisis cómico o irrespetuoso de la crisis ocasionada por el ébola en África, pero es todo lo contrario: habla sobre la ineptitud de ciertas políticas de salud pública que hacen que la realidad supere a la ficción.

El virus del ébola. Fuente: Wikipedia.

¿Saben ustedes lo que es una cuarentena? En cualquier caso, acá va un recordatorio, por si acaso:

"La cuarentena es la acción de aislar o apartar a personas o animales durante un período, para evitar o limitar el riesgo de que extiendan una determinada enfermedad contagiosa; no necesariamente durante cuarenta días. " Fuente: Wikipedia.

Desde el punto de vista médico, este tiempo de aislamiento depende de la enfermedad contraída. Durante ese tiempo, no es prudente mover a las personas afectadas hacia un área no afectada, sino, al contrario, trasladar hacia allí los recursos necesarios para tratar a los infectados y prevenir la propagación de la enfermedad. Esto es algo tan básico y obvio, que podemos verlo hasta en cualquier película de zombis, marcadas por los contagios y las cuarentenas como ningún otro subgénero del cine actual, donde muchas veces la hecatombe mundial comienza, ¡oh casualidad!, con un virus que escapa de la cuarentena de la mano de un portador.

Sin embargo, hete aquí que esto tan básico es olvidado en la reciente gestión del virus del ébola, por cuestiones políticas. Ya sea por presión de la opinión pública, por creer que se hacen mejor las cosas "en casa" (país de origen del infectado) o por la razón políticamente (in)correcta que fuera, el hecho es que se han repatriado más de un infectado de áfrica hacia paises donde la epidemia no existe (o no existía hasta que llegaron ellos...).

Paralelamente, se busca evitar a toda costa que algún infectado deje por sus propios medios el país de origen por vía aérea o cualquier otro medio de transporte, hacia países donde la epidemia aún no llegó. Hipócrita, ¿no les parece?

Claro, alguno me dirá que las repatriaciones de infectados puntuales se hacen en situaciones controladas, y que por eso es distinto a que uno por su cuenta rompa la cuarentena. Sin embargo, en la práctica se ha demostrado que es muy difícil contener el ébola, incluso en una situación de aislamiento "móvil" casi ideal. Véase el caso español o estadounidense a la fecha. Y lamentablemente es de prever otros más, siendo que todavía la epidemia no llegó a su pico de transmisión viral.

Las cuarentenas, por otro lado, tampoco deberían romperse en sentido contrario. La gran afluencia de periodistas que van y vienen (por citar gente en general sin mucha o con ninguna experiencia como profesional sanitario), por ejemplo, es un verdadero riesgo que eleva las posibilidades de que el virus se "fugue" de la mano de un "retornado" de visitar la zona a medida que pasa el tiempo.

Dicho de otra forma, una precaución básica que hasta un guionista de cine zombi conoce, que es evitar a toda costa que una persona abandone la cuarentena, en la actual gestión de la crisis del ébola de 2014 en África sufrió ya de demasiadas "excepciones" que destrozaron casi la regla...al menos desde el punto de visa de la justificación moral. Esperemos que esto no signifique también un desastre a nivel sanitario en las regiones donde hasta el momento la epidemia del virus no se ha extendido demasiado.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar en el blog de Andinia!